Parkinson

parkinson

Se produce cuando las células nerviosas de la sustancia negra del mesencéfalo, área cerebral que controla el movimiento, mueren o sufren algún deterioro.

Los síntomas típicos son los siguientes:

· Temblor: Consiste en un movimiento rítmico hacia atrás y hacia adelante.

· Rigidez: Se manifiesta como una resistencia o falta de flexibilidad muscular.

· Bradicinesia: Se trata de la pérdida de movimiento espontáneo y automático y conlleva la lentitud en todas las acciones.

· Inestabilidad: La inestabilidad de la postura hace que los enfermos se inclinen hacia adelante o hacia atrás y se caigan con facilidad.

· Depresión: Es un problema común a todas las enfermedades crónicas, y en el Parkinson puede detectarse incluso antes de que comiencen los síntomas principales.

· Dificultades para tragar y masticar: El mal funcionamiento de los músculos dificulta esta tarea cotidiana, avoreciendo la acumulación de saliva y alimentos en la cavidad bucal. Como consecuencia, son habituales los atragantamientos y el babeo. – Dicción: Al menos el 50 por ciento de los enfermos tiene problemas de dicción: hablan en voz baja, dudan antes de hablar, repiten palabras o hablan demasiado rápido.